Búsqueda

viernes, 16 de junio de 2017

Testa Barbada - Rastros (2017)


Aún luego de terminar la saga de buenos grupos y discos oriundos del Perú, sigue la ola de dicho país. Ahora presentamos un muy buen disco de este año, de una banda de raro nombre que arremete con un rock prog que contiene vientos andinos y otros toques que los hacen bastante eclécticos: Pink Floyd y Porcupine Tree con una flauta que apunta hacia los Andes. Muy buen disco en otra de nuestras incursiones por el mejor under de todos los puntos cardinales. Conózcanlos que seguramente se van a llevar una grata sorpresa!

Artista: Testa Barbada
Álbum: Rastros
Año: 2017
Género: Progresivo ecléctico
Duración: 41:03
Nacionalidad: Perú


Lista de Temas:
1. La Voz De La Muerte
2. Sexo, Baile Y Ron
3. Sol De Invierno (En Vivo)
4. Ensueño Barroco
5. Arte En Am
6. Virgo

Alineación:
- Álvaro Asti / Drums, percussion
- Nicolás Pazos / Bass, vocals
- Rodrigo Maruy / Guitar
- Sebastián Davelouis / Guitar, backing vocals
- Pablo Alayza / Flutes
- Daniel Mulanovich / Keyboards
- Bruno Timarchi / Percussion





Desde Lima, Perú, el disco de Testa Barbadase hace notar, yo no sé nada de la banda pero imagino que "Rastros" es su (gran) primer disco, seis pistas alternan entre melodías apetitosas, melódicas, buenas estructuras, buen gancho, dramatismo y emoción. Con su flauta de raíces folcklóricas, su eclecticismo, sus toques de hard rock, la verdad que hay más de un punto en común entre los peruanos de Testa Barbada y sus paisanos de Flor de Loto.
El rock progresivo no es un género popular en Perú, ni siquiera el rock clásico es un género popular en Perú. Así que es hasta llamativo que tantas expresiones de este estilo surjan de ese país. En general con elementos muy propios, y quizás tenga que ver con una búsqueda inconsciente de identidad. Nuestro blog está lleno de reseñas de discos peruanos y podríamos decir que entre todos arman una identidad propia, un sonido particular que engloba mucho de música andina. Así, el prog peruano es un elemento distintivo dentro de lo que se hace en América Latina, y éste disco no hace más que confirmar esta afirmación.
Perú tiene muy buenas bandas, pero la mayoría de ellas siguen siendo desconocidas, por lo que es obvio que esos músicos no van a hacer negocio con sus discos. Realmente lo hacen sólo por su pasión... y creo que por una búsqueda de identidad (lo primero es seguro, lo segundo es una intuición mía). Es arte por el bien del arte, supongo. Quieren decir algo, expresar algo, buscarse a sí mismos, y así lo hacen, y lo hacen muy bien.


Llega el momento de esta increíble banda. Y... ¿cómo suena? como rock alternativo / progresivo pero también como mucho más, innovador prog, bien tocado, buena voz (muchas veces durante el disco el cantante me hace acordar a Enrique Bunbury), con elementos varios. Acerca de sus influencias, creo que podemos hablar de bandas clásicas de rock progresivo como King Crimson, Genesis, Pink Floyd, Gentle Giant y todo lo que se hacía en los 70. Pero también tienen mucho de la vena más actual, la escena "moderna" del prog, como Porcupine Tree, varios sonidos que me hacen acordar al nuevo Opeth, The Mars Volta, etc... y por supuesto sus paisanos de Flor de Loto. Pero no todo termina allí, están presentes otros subgéneros del rock también, como el rock clásico, el rock alternativo y alguna pizca de jazz y de pop, y música de los Andes, una gran cantidad de influencias que de alguna manera incorporan en su música "formato rock".
Y como muestra basta un botón, así que les dejo un tema tocado en vivo (tema que no está en este disco, por cierto)...



Voz expresiva, flautas pastorales, canciones dinámicas, a veces tranquilas y otras aguerridas, guitarras punzantes, buenos solos, dan como resultado un disco fresco que si bien tiene muchos elementos distintos que se conjugan permanentemente, básicamente respira tranquilidad y una aurora de esperanza, aunque no está falto de dramatismo. Pareciera como un elemento transferencial de la psicología, donde se resulve un conflicto que se genera tensión y ello genera liberación. Escuchar todo el disco parece eso, un dramatismo que crece con su consecuente resolución de problemas muy liberadora.
Por ello, Testa Barbada resulta toda una sorpresa venida desde el Perú, de gran calidad compositiva por su carga emotiva, una banda a la cual tenemos que conocer y prestar atención. Después de todo, latinoamérica continúa siendo dado una excelente oportunidad de disfrutar de su propia forma de entender tanto el rock progresivo como la música docta o toda la música en general, imprimiendo nuestro propio sello y estilo, en nuestra búsqueda de lo que somos y, en algunos casos, creando grandes expectativas para cada nuevo álbum que surge en el under de cada punto cardinal de esta tierra.


Latinoamérica, en general, ofrece un amplio panorama de sonidos, tendencias y cultura sonora. Asimismo, muchas bandas han adaptado lo nuestro al rock, uno de los géneros más significativos del siglo XX. Por eso, preguntarle a una agrupación musical local como Testa Barbada sobre el género al que pertenece es como preguntarle a un limeño por su raza. Sin embargo, siempre hay en la música destellos que destacan sobre otros, y que ayudan a perfilar una banda. Las formas, los estilos, las interpretaciones, los sonidos permiten vislumbrar una interpretación de la vida con un carácter propio.
Decir entonces que Rastros, el primer disco de estudio de Testa Barbada, pertenece únicamente al subgénero de rock progresivo latinoamericano (variante que, además, se destacó a finales de los años 60 por fusionarse con otras corrientes musicales), sería quizás un acierto. Pero es difícil etiquetar un álbum en el que está presente la fusión experimental entre el rock clásico, el jazz, el metal, y hasta una suerte de folk local contemporáneo.
Rastros, pujante producción independiente, es producto de una propuesta introspectiva que no deja de lado la existencia de un contexto del cual el sujeto es irremediablemente parte. Aquí no se pretende hablar de corazones amargados por rupturas amorosas, ni tampoco del júbilo de un fin de semana con tus patas celebrando. El proyecto apunta más a una búsqueda de la autenticidad propia a través de la reflexión crítica y, sobre todo, autocrítica, que en ocasiones, conlleva a ubicarlo a uno dentro de un entorno y comprender espacios y grupos en situaciones y lugares determinados. Esto, en relación a la banda, revelaría probablemente, su propia búsqueda colectiva dentro del circuito musical limeño.
Hay que señalar también cierto esfuerzo técnico en las composiciones, lo cual es notorio por momentos, aunque está claro que no pretenden someter la calidad expresiva al virtuosismo. Y lo tienen muy claro, el alarde no es lo suyo. Su postura va más por el lado de buscar ofrecerse y ofrecer al público lo mejor de sí mismos a través de esta producción.
Testa Barbada, agrupación formada por Álvaro Asti (batería y percusión), Nicolás Pazos (bajo y voz), Rodrigo Maruy (guitarra), Sebastián Davelouis (guitarra y coros), Pablo Alayza (flauta, quena y otros), Daniel Mulanovich (teclados) y Bruno Timarchi (percusión), presenta de manera oficial Rastros hoy, 17 de marzo, a las 9 pm en L'Anfiteatro Antica, junto a Flor de Loto, una de las bandas emblemáticas del rock progresivo nacional, entre otras bandas del género. Testa Barbada es un grupo joven al que habrá que seguirle el rastro.
Ximena Faura





Este es su primer disco, pero no será el último. Actualmente la banda está trabajando en su segundo álbum, que espero que vea la luz con la misma gracia conque hicieron nacer a este trabajo. Les dejo este comentario de esta notable banda, aclarando que si bien no tengo el disco, pueden escuchar todos sus temas en Youtube

Les repito, no tengo el disco, pero me gustaría mucho tenerlo, espero poder conseguirlo en algún momento. Aquí les dejo el link a su Face para que les sigan el rastro y algunos otros videos.
Facebook








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).