Búsqueda cabezona

viernes, 28 de julio de 2017

Henry Cow - Legend (1973)

¿Es realmente Henry Cow, una música para ti?
Y comenzando, ¿Cual es el resultado de una fusión, entre la parte más libre de una idea  vanguardista y desafiante junto a un concepto creativo y particular como la escena Canterbury del Rock Progresivo? 
El resultado se llamo Rock en Oposición y Henry Cow es su figura más determinante. Ya desde el momento de querer hacer una reseña para esta música, se tornan desafiantes las palabras, porque al grupo iniciador del movimiento Rock en Oposición que era famoso por hacer algunas de las canciones más inaccesibles jamás hechas, se le escuchaba ya cierto radicalismo que corría entre sus venas por aportar una música innovadora, compleja y desafiante, resumidamente como un tanto melódica como atonal, sumada a una buena dosis de improvisación, musicalidad exquisita y sobre todo, el perfecto ejemplo de lo que es estructura músical.
Cómo consecuencia: el álbum reseñado no es un apto para los oídos conservadores, sentirán en sus oídos, el peso de una vanguardia única, basada en la composición y no la melodía que posiblemente te obligue a rendirte y abandonar el álbum al no poder asimilarlo. Pero si te gusta la música creativa, innovadora e inteligente que signifique un reto para sus sentidos y experiencia musical, definitivamente en Legend se podrá contar con dichas alternativas. 


Artista: Henry Cow
Álbum: Legend
Año: 1973
Género: Rock en Oposicion
Duración: 43:33
Nacionalidad: Inglaterra


Con la música de legend de Henry Cow y su Legend se dio mi entrada al RIO. (abreviatura de Rock en Oposicion) Me acuerdo muy bien de una anécdota curiosa y pintoresca que me sucedio cuando después de leer una referencia respecto al disco, me fui al tianguis cultural del Chopo en la Ciudad de México y llegué con mi mas habitual vendedor que discos y le pregunté:
- "¿Tiene algo de Henry Cow?"
- Él se quedó pensando y me dijo: "Si, esos cuates son Ingleses y es Rock en Oposición, pero no tengo ahorita ninguno, sería para la próxima semana, ¿Cual buscabas?"
- Entonces, yo algo incipiente en el tema porque no me acordaba del título de sus álbumes, del dije: "aayy no recuerdo bien el título, pero creo que es el primero o segundo"
- Ahhh, me dijo, entonces buscas ¡¡'el del calcetín', el de la portada de calcetín...
- ¡¡Ándale!! le dije, si si,ese!! ¡El del Calcetín blanquito! Jajajaja...

Lo que pasó a continuación despues de que obtuviera el Cd, fue que este manifiesto de clase y vanguardia superó mi coeficiente musical que resultó pobremente escaso en aquellos años para asimilar una música concreta y desafiante como la de Legend.
Hablar de vanguardia puede ser algo muy complicado pero yo entendí su significado después de asimilar un calibre como el de Legend que dada su primera escucha, me parecio una música muy extraña y confusa que no parecía tener un propósito o sentido, parecía que esos sonidos no tenían algun objetivo o finalidad alguna. Que iba yo a saber de improvisación o estructura cuando estaba acostumbrado a las melodías y ritmos Beatlemanescos fácilisimos de degerir, simplemente me pareció una musica ruidosa, fría e incolora, que me hizo 'decepcionarme' extraña, mas no despectivamente de una compra que solo 'tenía' de 'bonita' la portada, lo que me hizo abandonar el álbum en una  caja con más discos por más de tres años aproximadamente.


Pero no significo una renuncia total, sino solo temporal, porque cuando mi experiencia musical de muchos y muchos discos me brindo un coeficiente más adecuado para la comprensión de diversos estilos musicales, me llevo a enfrentarme con el Legend años después y con diferentes circunstancias. Esta vez, una escucha más profunda y dedicada me reveló la estructura y la intención intrincadas bajo la energía absoluta y envolvente de Henry Cow. Todo el álbum es una pieza de magníficas composiciones muy bien elaboradas y ejecutadas, con una producción brillante y una calidad de sonido de primera clase, cuidadosamente arreglada para que el auditorio atento y decidido pueda pueda escuchar cada matiz y sonido de la grabación. Virtudes que en su momento me resultaron caóticas para entender, ya que la escencia de este tipo de música es que requiere una estrecha atención entre detalles y atenta audición para entender el manifiesto vanguardista de Henry Cow. El reto de Legend se encuentra escondido dentro de su composición improvista a la melodía donde fantasmagoricamente la estructura y la dirección son los puntos que se tienen que seguir para identificar sus melodías. Pero al caer en la trampa que hace de su complejidad algo desprovisto de melodía, emoción o sentido del propósito en absoluto se nos torna caótico y complicado.

Sin embargo, los puntos subliminales de esta gema de 1973 se encuentran en extravagancias ocasionales repartidas a lo largo de álbum: hablo de la musicalidad como uno de los rasgos mas elevados del Legend, donde se armonizan bellamente por un particular estilo de guitarra bien complementados por los sonidos del violín y un estilo de flauta muy particular. Los complementos más primordiales son los instrumentos de viento como los Saxos ya que le otorgan al álbum su innegable estilo y espíritu jazz junto las finas y virtuosas bases que bajo y batería sostienen para desenvolverse con sabía libertad durante el recorrido del álbum entre un Rock y un Canterbury.


La mención para los músicos involucrados resulta primordial en esta nota. Brillantes y geniales músicos colaborando entre sí desde fines de los años 60s,  y sabiendo entrar en comunión para plasmar sus ideas para un propósito muy singular. Chris Cutler, en particular, es un magnífico baterista de jazz de estilo libre cuya ejecución a lo largo del álbum es con mucho, la más enérgica e inspiradora de todo el álbum. Amo este tipo de baterías desenvueltos y precisos a más no poder. Fred Frith ciertamente toca la guitarra brillantemente cuando se requiere llevar los estratos a otro nivel; Geoff Leigh cuando sopla con su saxo eleva las sincronias a nivel cielo mientras los órganos y los pianos de Tim Hodgkinson están volando por todas partes, asimismo, el bajista John Greaves luce bastante fluido también durante la obra, mientras mantiene con energía y vigor los estragos de sus compañeros de viaje. Unos músicos que realmente saben despegarse del suelo junto a nosotros por supuesto.

Sin más, este Legend resulto un registro de detalles y matices altamente profesional para escucharse en extremo cuidado por su carácter de complejidad y cohesión que causa un efecto inaccesible y desafiante. Sin embargo la redención como auditor se asimila al momento de aprender a escapar de las expectativas de encontrar melodías y cuando el oído se enfoca a reconocer y disfrutar de composiciones, porque esto es lo que realmente representa el álbum debut de Henry Cow:
Un álbum basado en composiciones que dada su época de creación, pudo haber sido demasiado radical, demasiado revolucionario y por lo tanto, demasiado impredecible. Tómese como se quiera tomar, pero justamente se llega ahora al punto, donde después de describir todo lo anterior, la seríedad se torna climática para preguntales:
¿Es realmente Henry Cow, una música para ti?

En conclusión, es una motivación y solemnidad cuando uno escribe sus experiencias acerca de un concepto tan particular como la música de Henry Cow y que además se tenga una asimilación clara y concisa de lo que se escucho cómo para escribirlo y sobre todo compartirlo. Y si acaso pueda ayudar y guiar a aquellas personas que estén aun por llegar a dichos abismos musicales e intrincados del maravilloso mundo del Rock Progresivo y del concepto de Henry Cow.


Cómo dato anécdotico, copio de la Wikipedia el detalle exquisito sobre el arte de la portada:

La obra de arte de la portada del álbum fue por el artista Ray Smith y fue el primero de los tres 'calcetines de pintura' que figuran en los álbumes de Henry Cow. Smith era un viejo amigo de la banda de Cambridge que había trabajado con ellos en dos proyectos de danza y que a menudo los había apoyado en el arte de performance en los conciertos. Smith se le ocurrió la idea del calcetín tejido e insistió en que el nombre de la banda no debería aparecer en la portada. Como Cutler explicó más tarde, en una entrevista de 2011, la idea se extendió a través de toda la serie de álbunes con el calcetín cambiando de comores 'para adaptarse al temperamento de la música'


Lista de Temas:
1. Nirvana For Mice
2. Amygdala
3. Teenbeat Introduction
4. Teenbeat
5. Nirvana Reprise
6. With The Yellow Half-Moon And Blue Star - extract
7. Teenbeat Reprise
8. Tenth Chaffinch
9. Nine Funerals Of The Citizen King

Alineación:
Geoff Leigh: saxes, flute, clarinet, recorder, voice
Tim Hodgkinson: organ, piano, alto sax, clarinet, voice
Fred Frith: guitars, violín, viola, piano, voice
John Greaves: bass, piano, whistle, voice
Chris Cutler: drums, piano, whistle, voice



3 comentarios:

  1. Esto es para los que buscan estimulacion cerebral en la musica. Eso y originalidad. Hay que usar ambos hemisferios para disfrutarla.

    ResponderEliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).