Búsqueda

viernes, 7 de julio de 2017

The Who - Tommy (1969)


Si había un disco que faltaba en el blog cabezón, ese es "Tommy", la gran ópera rock que en 1969 The Who le regaló a la Humanidad. Y es por eso que en este viernes especial, el Mago Alberto se encarga de remediar ese error reviviendo la La epopeya de "Tommy", cuando a finales de los sesenta, y cuando los Who se disponían a convertirse en una de las bandas más sólidas de la historia del rock con un disco conceptual que narraba la truculenta historia de un chico sordo, ciego y mudo, que para algunos fue "la primera ópera rock", con permiso de otras obras como "S.F Sorrow", de los Pretty Things, pero sea como sea, es una obra casi colosal. Banda histórica, esencial, ubicados en la psicodelia o el hard rock, supieron desarrollar su capacidad e intensidad instrumental bajo el talento creativo de uno de los mejores compositores y guitarristas de todos los tiempos: Pete Townshend.


"El pop no puede limitarnos a hacer solo singles. Es como si un director de cine solo pudiera hacer anuncios de televisión. Quiero romper ese fatídico esquema de singles pero de manera que no suene pretencioso ni a música clásica"
Pete Townshend



Que mas podría agregar un boludo como yo, que no se haya dicho de The Who y este disco???? bueno, este posteo está dedicado muy especialmente a todo aquel que nunca escuchó a los Who y mucho menos a Tommy, cuarteto inglés que revolucionó a su modo toda la estructura del rock mundial, con Pete Townshend genio total, creador y uno de los mas grandes guitarristas de la historia de la música, Roger Daltrey, voz única y de las grandes también de todas las épocas, John Entwistle, uno de los mejores bajistas de todos los tiempos y por si eso era poco Keith Moon el Jimi hendrix de la batería, o sea un supergrupo que vale la pena ser escuchado.
Estos niños inquietos, lúcidos, estrafalarios, rebeldes, drogones, se encargaron con este disco de cambiar las propiedades y los estamentos del rock, para modificar para siempre el inconsciente colectivo de cualquier músico que se precie de tal. Si, amiguitos cabezones; The Whose atrevió a la primer OPERA ROCK, allá por finales de la década de los 60, y elevó la vara musical tan alta que aún hoy es difícil llegar a ella.
Escuchar "Tommy" por primera vez es tan sockeante que es un viaje de ida, comenzar por los primeros acordes de la Obertura es llevar tu cabeza a planos que jamás pensaste que existían dentro tuyo, el despliegue de Moon en la bata menos lineal de la historia, es para el asombro, la guitarra de PT, dibuja atmósferas extrañas, la voz de RD navega en estados oníricos, y el bajo de JE te machaca de punta a punta.
Los antiguos cabezones ya saben de que se trata esto, por eso aclaré que es un posteo muy particular, sí, pero sí, a vos cabezón/na que solo te llega una referencia porque dos de sus integrantes van a tocar acá en Argentina el 1 de Octubre, te comento que estos señores le cambiaron el marote a generaciones enteras con su música, y si sos amante del progresivo o del rock no convencional te digo que estas por escuchar una de las obras supremas de la música, y aún te falta la primer SINFONIA ROCK que fue "Quadrophenia" que también va a estar en el blog. Dos obras que no pueden ni deben faltar en este blog.
De Tommy se escribieron libros, se hizo la película, marcó una época, y fue una obra atemporal, en 1969 el mundo todavía no estaba preparado para tanta información musical y mucho menos incorporar las estructuras musicales que proponían los Who. Luego aparecieron operas rock por todos lados y todos copiaron el modelo y no fueron más allá de conceptos e historias distintas, Pink Floyd, Genesis, Yes y cuanto supergrupo andaba por ahí, mamó de la teta de los Who.
Esta es una materia obligatoria en la Escuelita de Moe, no podés hacerte el boludo/a y la dejes pasar porque las consecuencias serán terribles, tres discos, para que no te quedes con las ganas, esta música ya pertenece a gran parte de abuelos y abuelas, las generaciones actuales y las que están por venir van a saber estar al tanto de lo que sucedió en este fucking mundo, en bellas épocas que no volverán pero que ya están impresas en la eternidad, y los Who se encargaron de darle tinta a tamaña empresa.
Mago Alberto




En 1969 Townshend, Moon, Daltrey y Entwistle estaban más unidos que nunca. Creen ciegamente en el nuevo proyecto del guitarra larguirucho: un disco que explique una historia de principio a fin, que sea una especie de obra conceptual. Moon, que estaba tentado de unirse a los Led Zeppelin , quizàs fue el menos entusiasmado, pero al fin de cuentas, el proceso de gestación de "Tommy" significó el renacimiento de The Who, que había estado en crisis y a punto de separarse varias veces. "Tommy" narra la historia de un niño ciego, sordo y mudo (precisamente ese era el título original de la historia: "Deaf, dumb and blind boy"... pero mejor que se lo cuente el señor Wikipedia:


Tommy es el cuarto álbum de estudio del grupo británico The Who, publicado por la compañía discográfica Track Records en el Reino Unido y por Decca Records en Estados Unidos en marzo de 1969. Precedido por las minióperas «A Quick One, While He's Away» y «Rael», y en el marco de un creciente interés por técnicas de composición más refinadas en el campo de la música popular durante la década de 1960, Tommy fue la primera ópera rock completa de The Who y fue descrito como «el primer álbum de rock and roll en contar con una narrativa lineal completa a través de su progresión de canciones».
Compuesta en su mayoría por Pete Townshend y grabado en los IBC Studios de Londres entre septiembre de 1968 y comienzos de 1969, Tommy detalla las etapas de la vida del protagonista, un chico que queda sordo, mudo y ciego tras un episodio traumático. Durante su convalecencia, Tommy sufre abusos de su primo Kevin y de su tío Ernie, es engañado por una prostituta que intenta curarle mediante el uso de drogas alucinógenas y descubre su afición al pinball, al que juega con gran éxito mediante su único sentido disponible: el tacto. La trama evoluciona hacia la recuperación de sus sentidos cuando su madre rompe los espejos de la casa y la ganancia de adeptos que reconocen en Tommy una figura mesiánica por su «cura milagrosa». Sin embargo, la actitud despótica de Tommy en el campamento de verano creado por su tío Ernie hace que sus discípulos le abandonen y el protagonista vuelva a refugiarse en su fuero interno.
Tras su publicación, Tommy obtuvo en general buenas reseñas de la prensa musical y ha sido considerado como uno de los mejores trabajos de música popular del siglo XX. Al respecto, fue votado el mejor álbum del año en la encuesta Pazz & Jop de la revista Village Voice y figura en varias listas de los mejores discos de todos los tiempos. Fue incluida en el puesto 96 de la lista de los 500 mejores discos de todos los tiempos y figura en los libros 1001 Albums You Must Hear Before You Die y 101 Albums That Changed Popular Music. Tommy fue también el primer gran éxito comercial de The Who al alcanzar el puesto dos en la lista británica de discos más vendidos y el cuatro en la estadounidense Billboard 200, y consolidó al grupo como un referente de la música popular durante la década de 1970 con sucesivos trabajos como Who's Next y Quadrophenia entre los discos más vendidos en ambos países.
Wikipedia



Un punto a destacar es que "Tommy" está inspirado directamente en las enseñanzas de Meher Baba, un religioso de origen iraní que pretendía unir todas las religiones del mundo "como si fueran un collar de perlas", según sus propias palabras. En 1925 decidió permanecer en silencio, una actitud que mantuvo hasta poco antes de su muerte en 1969. "Tommy" es el reflejo de todos los cambios que Townhsend experimentó en esos años: estaba decepcionado por la religión tradicional y tenía una gran cantidad de ardorosas dudas espirituales, por lo que se convirtió en un aspirante a místico y un gran conocedor de las obras de Meher Baba. El personaje del disco es, pues, un hijo de las enseñanzas de Baba, que afirmaba que vivimos ignorando nuestro yo real.
La idea inicial terminó en un disco doble lleno de canciones inmensas, porque a medida que Townhsend iba presentado las nuevas composiciones el entusiasmo del grupo crecía de manera exponencial.


"Tommy" salió finalmente a la venta en mayo del 69 y la crítica se deshizo en elogios hacia el disco. Pete Townhsend fue elevado a la categoría de compositor de primera división, y algo parecido ocurrió con Roger Daltrey, un cantante infravalorado hasta la fecha.


Desde la primera vez que escuché (mejor dicho, vi) ese “Listening To You” en la película de Woodstock, sentí que estaba ante una gran revelación. Nadie me había hablado de The Who. Nadie me había contado de esta mega banda, ni de sus recordadas presentaciones, ni del pedazo de obra conceptual que es ese disco doble sobre la historia de un chico ciego, sordo y mudo, que se vuelve estrella del Pinball, ese disco que todo el mundo conoce como “Tommy”, lanzado hace exactamente 45 años.
Si vemos el relato de esa manera, no ha mucho más que agregar. Y lo podemos dividir en puntos: -Tommy nace en 1921, fruto de la relación pasional de una pareja que se conoce en plena guerra mundial. -Pasa sus primeros años sin su padre, quien se va a la guerra. -Su madre conoce a otro tipo. Y su padre los encuentra en la cama al regresar de la guerra. -El padre decide matar al amante. Tommy ve todo lo ocurrido. Lo convencen de que no le diga nada a nadie. -Tommy bloquea sus sentidos, volviéndose un autista. -Sufre las bromas pesadas de su primo Kevin y el abuso de su tío Ernie, además de una experiencia extraña con una prostituta y el ácido. -Encuentra en el Pinball una manera de expresarse. Y llega lejos. -Recién con la visita a un doctor sus padres se dan cuenta del bloqueo emocional en el cual Tommy está inmerso. -Tommy reacciona y despierta. Se siente libre al fin. Y está listo para predicar a todos sus seguidores (los de su trayectoria en el Pinball) su experiencia de vida. -Pero ellos buscan respuestas para sus propias vidas, y Tommy no se las puede dar. Los decepciona y lo dejan solo. Así de lineal se vuelve la historia si escuchamos en orden y atentamente las 25 canciones que componen el doble vinilo, de 80 minutos de música. Pero Tommy es mucho más que la epopeya de un “Mesías de la era moderna”. Es una mirada crítica y personal a la vida misma. Esa que Pete Townshend detestaba al no poder sentirse un ser “normal” para su época: tuvo malos “viajes” en ácido, tenía esa ira de quien es incapaz de expresar abiertamente lo que sentía; se alimentaba de la ira de su público (en su mayoría hombres, algo raro en la época); y no le compraba para nada los discursos a los nuevos gurúes de occidente.
En “Tommy”, Tonwshend como autor es capaz de poner de manera explícita la búsqueda espiritual y el hecho de sentirse ajeno a todo lo que lo rodea. Al mismo tiempo, es capaz de pedir ayuda en su aislamiento (“See me, feel me, touch me , heal me”), y de encontrar la luz al final del túnel (“I’m free… and freedom tastes of reality”). También nos muestra lo más siniestro de la conducta humana, cortesía de las letras ácidas de John Entwhistle, en donde se llega a niveles horrendos de abuso; y lo más doloroso es que es real y sucede a diario, aunque no nos demos cuenta (basta ver las noticias en cualquier lado). “Tommy” aborda de manera brillante, y muy arriesgada para la época en que fue lanzado, el falso “amor libre e irrestricto” de fines de los 60, la llamada “generación de las flores”. Algo que a Pete le molestaba sobremanera: nunca comulgó completamente con el ideal de paz y amor que era políticamente correcto en esa época, el “come to this house, be one of us” que tanto se decía en esos años, pero que después se convertía en “ya han pasado tres horas, ahora lárgate de aquí”. Cosas que Pete detestaba completamente: la pose de hippie.
Si las letras son una verdadera declaración de principios de Townshend, la música y la interpretación en el disco llegan a dimensiones épicas. En “Tommy”, como disco, The Who se luce como nunca: la increíble percusión espontánea de Keith Moon; las líneas precisas y virtuosas de The Ox, John Entwhistle; las vocalizaciones inspiradísimas de Roger Daltrey, casi bordeando lo teatral (y cómo no, si es una “Opera Rock”); y los riffs poderosos de Pete Townshend, el que es, a mi modo de ver, uno de los mejores guitarristas en la historia del rock. Basta con haberlos visto en vivo en esa época. The Who era, sin duda, EL acto en vivo de todos los tiempos. Si el disco “Tommy” llega a tu vida, nunca más saldrá de ella. Como lo vemos representado en “Almost Famous”, cuando el protagonista, William Miller, inicia el viaje sin fin en el disfrute de la música: justo con la aguja cayendo en el comienzo del instrumental “Sparks”. Llegan a salir verdaderas chispas con tamaña revelación. Este debe ser uno de los discos obligatorios de cualquier ser humano. Ni la película ni la obra de Broadway son capaces de llegar a nuestros sentidos como el exponerse al disco completo y a una presentación íntegra de “Tommy en vivo”, como era costumbre para The Who, en el momento en que sus potenciales llegaron a la cima, hace 4 décadas y media.




Erróneamente citada como la primera ópera-rock (ese honor es para los Pretty Things y “S. F. Sorrow”), “Tommy” es un colosal doble álbum de los Who producido por Kit Lambert en el que Pete Townshend maquina una fábula sobre el personaje que da título al disco, un muchacho nacido sordomudo y ciego, experto en jugar a las máquinas pinball que termina convirtiéndose en un redentor de masas.
La querencia por las obras conceptuales de Townshend ya se había percibido en trabajos anteriores como el excelente “The Who Sell Out” y la mini ópera-rock encontrada en “A Quick One” titulada “A Quick One, While He’s Away”.
Lo impresionante de este disco, épico, intenso, apasionado, opulento en estructuras, desarrollos, texturas, tonos… es que no cuenta con bajones notables en su recorrido, ya que el progreso narrativo de la historia no se ve amenazado por digresiones autocomplacientes. Las viñetas enlazadas resultan significativas y siempre aportan datos o imágenes que configuran la personalidad y el contexto del individuo protagonista.
A su vez tampoco ninguna composición pierde la calidad acostumbrada en los Who de la época, sean las canciones escritas por Townshend, mayoritariamente el autor del disco, ni del bajista John Entwistle, responsable también de los estupendos arreglos de viento que suenan a lo largo de todo el doble álbum, valorándose positivamente también la pequeña aportación en la escritura de Keith Moon en una simpática pieza.
A lo largo de la odisea personal de Tommy, iniciada con una magnífica obertura instrumental vamos disfrutando con el talento melódico, instrumental y vocal de los cuatro componentes de esta banda británica, sin duda alguna uno de los cinco o seis nombres fundamentales de la historia del rock.
Los puntos álgidos de esta obra maestra de sonoridad acústica pero ardorosa en consonancia con el natural ímpetu y fortaleza de los acordes y riffs guitarreros del gran Pete Townshend, y la inmensa potencia y personalidad de la sección rítmica de la banda con un siempre exuberante Keith Moon en la batería y un vigoroso trabajo en las cuatro cuerdas de John Entwistle, quien también sabe aportar líneas melódicas de primer nivel y participar en las fenomenales armonías vocales con el resto de sus compañeros, entre ellos el vigoroso Roger Daltrey, son “Amazing Journey”, “Christmas”, “Cousin Kevin”, “Underture”, “The Acid Queen”, “Go To The Mirror” o las tres mejores canciones del álbum: “Pinball Wizard”, “I’m Free” y “We’re Not Gonna Take It”, la joya que cierra de manera inmejorable la trayectoria mesiánica de Tommy y este trabajo inmortal e imprescindible que hay que disfrutar de cabo a rabo.
¡Qué final! Buff. Ese “see me, feel me, touch me, heal me” interpretado por un Daltrey lastimero siempre será algo imperecedero. Magnífico.
AlohaCriticón


Tommy es un colosal doble álbum producido por Kit Lambert en el que Pete Townshend maquina una fábula sobre el personaje que da título al disco, un muchacho nacido sordomudo y ciego, experto en jugar a las máquinas pinball, que terminará convirtiéndose en un redentor de masas.
La querencia por las obras conceptuales de Townshend ya se había percibido en trabajos anteriores como el excelente "Sell out" y la mini ópera-rock encontrada en "A quick one" y titulada "A quick one, while he's away".
Lo impresionante de este disco, épico, intenso, apasionado y opulento en estructuras, desarrollos, texturas y tonos, es que no cuenta con bajones notables en su recorrido ya que el progreso narrativo de la historia no se ve amenazado por digresiones autocomplacientes, las viñetas enlazadas resultan significativas y siempre aportan datos o imágenes que configuran la personalidad y el contexto del individuo protagonista. A su vez tampoco ninguna composición pierde la calidad acostumbrada en los Who de la época, sean las canciones escritas por Townshend, mayoritariamente el autor del disco, ni del magnánimo bajista John Entwistle, responsable también de los grandiosos arreglos de viento que suenan a lo largo de todo el doble álbum, valorándose positivamente también la pequeña aportación en la escritura de Keith Moon en una simpática pieza.
Ya no hay grupos como éste. Los puntos álgidos de esta obra maestra de sonoridad acústica pero ardorosa en consonancia con el natural ímpetu y fortaleza de los acordes y riffs guitarreros del gran Pete Townshend, y la inmensa potencia y personalidad de la sección rítmica de la banda, con un siempre exuberante Keith Moon en la batería y un vigoroso trabajo en las cuatro cuerdas de John Entwistle, quien también sabe aportar líneas melódicas de primer nivel y nutrir las fenomenales armonías vocales con el resto de sus compañeros, entre ellos el vigoroso Roger Daltrey, son "Amazing journey", "Christmas", "Cousin Kevin", "Underture", "The acid
queen", "Go to the mirror" o las tres mejores canciones del álbum: "Pinball wizard", "I'm free" y “We’re not gonna take it”, la joya que cierra de manera inmejorable la trayectoria mesiánica de Tommy y este trabajo inmortal e imprescindible que hay que disfrutar de cabo a rabo. ¡Qué final! Buff. Ese "see me, feel me, touch me, heal me" interpretado por un Daltrey lastimero siempre será algo imperecedero. Magnífico.
Rafa Gomez


Definitivamente, un disco que hay que escuchar, conocer y disfrutar antes de morirse...

Artista: The Who
Álbum: Tommy
Año: 1969
Género: Rock
Nacionalidad: Inglaterra


Lista de Temas:
Part I - Original Album Version Remastered
01. Overture
02. It's A Boy
03. 1921
04. Amazing Journey
05. Sparks
06. Eyesight to the Blind (the Hawker)
07. Christmas
08. Cousin Kevin
09. The Acid Queen
10. Underture
11. Do You Think It's Alright?
12. Fiddle About
13. Pinball Wizard
14. There's A Doctor
15. Go to the Mirror!
16. Tommy Can You Hear Me?
17. Smash the Mirror
18. Sensation
19. Miracle Cure
20. Sally Simpson
21. I'm Free
22. Welcome
23. Tommy's Holiday Camp
24. We're Not Gonna Take It

Part II - Live In Canada 1969
25. Overture (Including Introduction)
26. It's A Boy
27. 1921
28. Amazing Journey
29. Sparks
30. The Hawker (Eyesight To The Blind)
31. Christmas
32. The Acid Queen
33. Pinball Wizard
34. Do You Think It's Alright?
35. Fiddle About
36. Tommy, Can You Hear Me?
37. There's A Doctor
38. Go to the Mirror!
39. Smash the Mirror
40. Miracle Cure
41. Sally Simpson
42. I'm Free
43. Tommy's Holiday Camp
44. We're Not Gonna Take It
45. See Me, Feel Me / Listening To You

Part III - Demos (Pete Townshend)
46. Overture
47. It's A Boy
48. 1921
49. Amazing Journey
50. Dream One
51. Sparks
52. The Hawker (Eyesight to the Blind)
53. Christmas
54. The Acid Queen
55. Underture (Dream Two)
56. Do You Think It's Alright?
57. Pinball Wizard
58. There's A Doctor
59. Go to the Mirror!
60. Success
61. Tommy, Can You Hear Me?
62. Smash the Mirror
63. Sensation
64. Miracle Cure
65. Sally Simpson
66. I'm Free
67. Welcome
68. We're Not Gonna Take It
69. Trying to Get Through
70. Young Man Blues

Alineación:
- Roger Daltrey / lead & backing (3) vocals, harmonica (?)
- Pete Townshend / guitars, piano, organ, lead/co-lead vocals (1-3,8,9,11,13-15,18,19,23,24), banjo (23)
- John Entwistle / bass, French horn, trumpet, flugelhorn, lead/co-lead vocals (8,12-15,19,24)
- Keith Moon / drums, timpani, gong, tambourine, vocals (?)
With:
Paul Townshend (Pete's brother) / backing vocals
Simon Townshend (Pete's brother) / backing vocals



3 comentarios:

  1. Bravo Mago!! Vos ser mágico!! No olvides que también fue de las primeras bandas que rompía sus instrumentos al finalizar sus toquines!! Que desmadre hacían!! :)

    ResponderEliminar
  2. justo q entre y estoy escuchando esta placa ... y ademas me consegui la pelicula porque nunca la pude ver... y mas temprano me habia escuchado otros dos albumes..
    un dia muy who

    ResponderEliminar
  3. Que gusto en verdad que coincidamos! Sigue disfrutandolos!!

    ResponderEliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).