Búsqueda cabezona

martes, 17 de octubre de 2017

¿Cómo puede ser que una de las bandas más exitosas de la historia haya sido borrada de Internet?

Los litigios de The Astral Platypus contra Edipus Records por los derechos de autor del periodo ‘67 - ‘89 se encuentran próximos a su fin, pero todo indica un fallo pro multinacional que termina las posibilidades de re edición del material discográfico de la legendaria banda.
"The Astral" que carajo???” Suelen decir los más jóvenes, los que no vivieron en carne propia el auge del rock sinfónico en la primer mitad de los ‘70. Nombres como Yes y Génesis son mucho más familiares para el mundo de la música, ni hablar de Pink Floyd.
Sin embargo los verdaderos expertos y conocedores del género saben que la banda que influenció a todas y marcó las tendencias de lo que hoy se llama Rock Progresivo viene de Hurlingham, Old Hampshire, Inglaterra y se llama The Astral Platypus.


“¿Si es tan grande por qué descendió?” Se estarán preguntando muchos, y eso es motivo de extenso debate entre los eruditos prog facheros: el suicidio de su frontman legendario en el cenit de su carrera, la comercialización mercantilista de la música de los ochenta derrumbando los paradigmas artísticos y experimentales de las décadas previas, las constantes estafas y posterior condena de su histórico manager, la ausencia de mérito artístico, abducción extraterrestre, etc. Todos estos son los constantes argumentos de interminables discusiones en Progarchives, pero lo que es indudable es que la ausencia de la discografía clásica de la banda en formato CD (y posteriores medios digitales) ha llevado al borde de la extinción a su música y legado, cercenando su pasaje al siglo XXI y las nuevas generaciones progresivas.
“Después del bochorno del ‘89 nadie tenía interés en comprar un disco de la banda. Eso, sumado a la insistencia proveniente del manager Dino Longobardi de que el formato CD era pasajero, prefiriendo apostar por el Magazine, hizo que nunca se hiciera una digitalización de su repertorio. El público quiere escuchar canciones sobre ojetes y ponerla, no alegorías de veinte minutos sobre el Ragnarok”. Nos dice, en exclusiva, Truman Ladrimank JR, CEO de Edipus Records. La multinacional dejó de producir discos a mediados de los ‘90 para pasarse al mercado de los tampones.
“Es una afronta brutal a la expresión artística, censura hecha y derecha. The Astral Platypus es víctima de un ataque directo y deliberado, por parte del mercado, destinado al achatamiento artístico e intelectual de la población. ¿Cómo puede ser que una de las bandas más exitosas de la historia haya sido borrada de internet? No es casualidad. Quieren a su pueblo idiota, dominable y consumista de cualquier poronga fácil de manufacturar. Nuestra música promueve todo lo contrario.” Declara Robert Lynch, histórico bajista de la banda, activista y autor del álbum doble conceptual El Piso.
Lamentablemente, parece que, una vez más, el mercado se saldrá con la suya.


La Resistencia Progresiva Argentina


12 comentarios:

  1. No encuentro casi nada de The Astral Platypus en progarchives, me pasas un link a alguna de esas discuciones?

    ResponderEliminar
  2. Free Platypus !!!...From CarapaCity to Hurlingham, voices cry for them !

    ResponderEliminar
  3. Sin lugar a dudas es una gran historia, digna de ser llevada a una película de Hollywood o mejor dicho, a la película de algún cineasta “independiente” que quiera dejar en claro su eterna disconformidad con la sociedad, construyendo una fantástica historia de cómo la “buena música” es absorbida por la industria, esa industria de la que ésta “buena música” también se colgó por un tiempo hasta que lastimosamente le terminaron quitando su sitial aquellos “nuevos sonidos primitivos” que capturaron la atención del “ciudadano insensible”.

    Por otra parte, yo creo que el ego del prog head hace que esta clase de historias pretendan reflejar el supuesto agujero en el que está la música hoy en día, cuando en realidad esto fue siempre así, incluso dentro de la música que ellos pueden considerar como sincera y transcendente progresivamente se comenzaba a proyectar una pretensión económica. Ejemplos sobran, ELP, Yes, Génesis, Renaissance, etc.

    Aquí es donde salta una gran conjetura, ¿estas bandas hubieran creado tan “magnificas piezas musicales” aún sin esa estabilidad económica que poseían?, pues sí, hay grandes ejemplos dentro de estos casos, pero lo más interesante es que todas estas bandas que estuvieron a la deriva no son tan fáciles de introducir en aquella etiqueta llamada “rock progresivo”, en contrapartida las bandas o artistas que abrazaron esta etiqueta consiguieron en su gran mayoría masificar en lo posible su “propuesta artística de alto calibre”. Ese es el objetivo de las etiquetas, hacer económicamente viable algo que de no poseer título no sería fácilmente comerciable.
    Es muy peligroso reivindicar y avalar etiquetas, ya que al hacerlo están limitando la propia intensidad de la música, en ese sentido están cayendo en un agujero de clichés e idolatría excesiva al mellotrón y al concepto desarrollado dentro de un tiempo que “exceda lo establecido”. Es como si hoy en día ya existiese un manual para hacer “progresivo”, en los cuales existen patrones que no se pueden obviar para conseguir ese producto al que llaman “obra artística que enriquecerá al oyente con tanta complejidad e introspección necesaria para una posible trascendencia del espíritu”.

    Una simple nota puede decirlo todo, mucho más aún el silencio. La música como herramienta de búsqueda espiritual está en el mismísimo aire lejos de clichés y fantasías absurdas. Cuando el humano se dé cuenta de que lo que él cree pulcro y sincero no es más que un capricho banal quizá pueda ver que detrás de esa pomposa valla están las más sutiles y libres melodías que nunca serán apresadas por un estudio de grabación ni mucho menos por un LP. Serán melodías inherentes a la naturaleza, al humano y al universo.

    ResponderEliminar
  4. El viejo cuento del artista y la obra de arte apocrifa...


    ResponderEliminar
  5. No me entraba en la cabeza el hecho de las letras en castellano, hasta que en un post en progarchives la nombra como banda argentina. Andá a chequearlo igual...

    ResponderEliminar
  6. Fake. Escuchen atentamente la calidad de audio del supuesto tema:

    https://www.youtube.com/watch?v=b3K1ymP9yFc&t=27s

    La batería está hecha con MIDI, se nota en el crash. Le agregaron un ruido de vinilo para simular que es una grabación vieja pero la delata la claridad sonora.

    Una vergüenza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fijate que el link que pasaste dice: "Este video no está disponoble".

      Eliminar
    2. Porque el payaso que lo subió lo eliminó

      Eliminar
  7. Una estupidez, avalada o por lo menos no chequeada por el/los administradores del blog. El ejercicio de la creacion apocrifa merece una elaboracion artistica mas creible para crear la duda de su certeza.

    ResponderEliminar
  8. He! Que poco sentido del humor. De la lectura del post se desprende la humorada al estilo de algunas películas sobre rock ya de culto o al de Peter Capusotto. Solo ver la entrevista al manager. Relájese.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, el primer comentario coherente desde que publicamos esta entrada! OBVIO QUE ES UNA JODA! El problema es que se toman todo muy a pecho, después desde el poder dicen barbaridades realmente inconcebibles porque nos tocan a todos y no pasa nada, nadie dice nada.
      Muchachos, miren un poco más a Peter Capusotto y como dice el anónimo, descontractúrense!!!! :)

      Eliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).